DIEZ COSAS QUE HACER EN LAS ISLAS GILI

Las Islas Gili, localizadas en la inmensa Indonesia, son un pequeño y accesible paraíso. Localizadas entre Bali y Lombock, forman parte del itinerario de muchos viajeros que se acercan por primera vez al país asiático.

Su tamaño es minúsculo pero su fama es enorme. ¿A qué se debe? Creo que lo debéis comprobar vosotros mismos cuando tengáis la ocasión, pero aquí os dejo unas cuantas razones para visitarlas:

1. Snorkel

Cuando llegas a las Gili y ves el agua cristalina que las rodea, de ese azul que tanto enamora, lo que quieres hacer es saltar del barco y darte un baño. Pensad además que probablemente venís de Bali, de pasar un calor tremendo mientras visitáis sus centenares de templos, por lo que un baño fresquito es lo que más deseáis en el mundo.

Os recomiendo a todos llevar unas gafas y un tubo y poneros rumbo al coral. La corriente es bastante fuerte (¡que no se os pase por la cabeza ir de isla en isla nadando!) por lo que también os recomendaría alquilar unos patos.

Por un kit de gafas, tubo y patos pagamos 50.000IDR (3,25eur). Por unos patos (yo es que iba muy preparada :P), 25.000IDR.

2. Dar la vuelta a la isla a pie

Gili Air, como las otras dos islas, es muy pequeña. De norte a sur se puede caminar por las calles que la cruzan en unos 25 minutos. Hay un camino que rodea la isla, pasa por las playas o por detrás de ellas y entre los chiringuitos. Es una buena manera de conocer la isla, de ver qué playas nos ofrece y en cual nos sentimos más a gusto.

3. Disfrutar de la comida

A mi me encanta viajar y uno de los motivos principales es la comida. En Gili Air hay una gran cantidad de restaurantes, bares y warungs que ofrecen una comida de calidad a buen precio. Nos quedamos sorprendidos en lo bien cuidados que estaban los lugares, el diseño y la buena comida que ofrecían.

Uno de nuestros tops fue, como os dije en el post anterior, el Warung Bambu. El curry era suave y dulce por el coco, el matarbak (como un tipo de pancake relleno de pollo, verduras y queso) era el rey del establecimiento y el nasi campur es un básico.

Otro de los must de Gili Air es el Warung Sunny, localizado justo en medio de la isla.

4. Disfrutar aún más de la comida: hacer una clase de cocina

Hay varios locales donde poder hacer una clase de cocina indonesia en Gili Air. Nosotros nos decidimos por hacerla en el Warung Sunny, ¡fue toda una experiencia!

Hero es un gran anfitrión. Nos hizo una pequeña ruta por la calle en la que nos pudo enseñar algunas plantas y árboles que íbamos a usar durante la clase y finalmente cocinamos hasta 5 platos.

También ofrecen clases de cocina en el Gili Cooking Classescon local justo al lado del pequeño puerto de entrada a Air. El precio era más elevado y los grupos más numerosos, pero el espacio era más adecuado para las clases.

 

5. Disfrutar de una cerveza en la playa

¡Básico! Y si no bebéis cerveza, un buen batido de frutas también sabe delicioso con estas vistas. Hay chiringuitos para todos los gustos, así que escoged el vuestro y a relajaros.

 

6. Practicar yoga

No seré yo quien de mucha información sobre el yoga en general, pero está claro que en Indonesia es una gran atracción turística, y así lo es en Gili Air. Si tuviera que empezar a practicarlo en algún lugar, ¡definitivamente las Gili sería uno de ellos!

Aquí tenéis dos de los lugares donde podéis practicar yoga en la isla:

H2O Yoga and Meditation

Mandala Blue Yoga

 

7. Instagramear

El tomar fotografías durante los viajes ha cambiado mucho des de que Instagram salió a la luz. Encuadrar las fotos, aplicar filtros… ¡Qué jaleo! Pero a los que nos gusta la fotografía (a modo de hobby, de manera totalmente amateur), disfrutamos “perdiendo el tiempo” así.

Este es un lugar que da mucho de si, así que coged el móvil y ¡a retocar! Eso sí, no os olvidéis de disfrutar vosotros mismos de la experiencia y no os olvidéis tampoco que, a lo mejor, no viajáis solos.

 

8. Obtener la certifiación PADI de submarinismo

PADI es la principal escuela de buceo a nivel mundial. Los certificados de dicha escuela determinan el nivel de cada persona y son requerimientos básicos para practicar este deporte en algunos lugares

. En Gili Air, hay varios sitios donde podéis practicar el buceo así como realizar los cursos necesarios para obtener las titulaciones. Incluso podéis obtener el título de instructor y, quién sabe, a lo mejor os quedáis un par de años en la isla trabajando de ello. ¿Os gustaría?

 

9. Island hopping: moverse de isla a isla

Cada una de las islas es distinta a la otra. Estando en Gili Air tenéis un poquito de todo, pero tal vez os apetezca ir a Gili T a por un poco más de marcha (es la isla “fiestera”) o ir a Meno a descubrir el santuario de tortugas marinas.

Moverse entre las islas es fácil y rápido en transporte público, lo único que tendréis que estar pendiente es de los horarios que ofrecen de ida y de vuelta. En el embarque de cada isla hay un punto de información donde podréis saber los precios y horarios. Sobretodo, estad al tanto, una vez se vaya el barco público, la siguiente opción es el privado, y es bastante más caro.

 

10. Baño durante el atardecer

¿Qué palabras añadir a una puesta de sol en la playa? ¡Pocas! Le sumaría además el baño, creo que es un deber darse un baño durante el atardecer en Gili.

Entrar en el agua cálida, que va dejando ir el calor del Sol acumulado durante todo el día, y que cambia de color a tonos anaranjados y rosados gracias a la luz que se refleja.

¡Qué maravilla!

¿Qué habéis hecho vosotros durante vuestros días en las Gili? ¿Hay alguna cosa que queráis hacer en especial?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *